Home

¿Qué se ofrece?

Una lectura más allá del razonamiento común, que debate sólidos conceptos, que linda con los límites de la realidad para la que nos han instruido

 

Vivimos en unos tiempos rebosantes de información, de cualquier ámbito, sobre cualquier cuestión, y de toda índole. Pero… ¿es fiable todo cuanto escuchamos o leemos? La respuesta es obvia, ¡no! Y la pregunta que surge tras esta afirmación debería ser una cuestión troncal para todo ser humano, tanto para un futuro comprador, que pretenda adquirir desde un coche hasta un paquete de clínex, como para el que tan solo pretende estar bien informado, conocer el mundo donde vive, su estructura y finalidad, (algo mucho más complejo que decidir entre el clínex con aloe vera, o con olor a hierba buena).

 

Olvida todo lo que sabes, aíslate del mundo, relájate y lee..., a partir de ahí todo está en tu mano, aunque la mayoría escape a nuestro alcance.

¡Sumérgete!

¿Cómo sé si la información es fiable? Y de esta pregunta nacen otras tantas, que si se encadenan, pueden llegar a ser abrumadoras para cualquiera. Pero intentaremos hacer el camino más fácil acotando las que deberían ser nuestras principales preocupaciones. ¿Es imparcial la fuente de dónde la obtengo? Seguramente la respuesta no sea fácil de dilucidar, pero siempre puedes hacer un “pequeño estudio”, y revisar la totalidad de su contenido. Aunque la pregunta que un don nadie como yo cree que es la clave de todo, es la siguiente: ¿quién se beneficia con esta información? Ahí radica el mal, en la alargada sombra del sistema económico en el que vivimos, en el cual unos pocos clientes más, pueden marcar la diferencia, o unos pocos likes, más suscriptores, o más visitas que generen ese beneficio que la marca en cuestión me pagará. Por ese mismo motivo aquí no daremos voz prioritaria a marcas, equipos, partidos, o ideologías de ningún tipo. La finalidad de este blog es que la brillante capacidad de pensar por nosotros mismos se potencie en la mente de cada lector, que al acabar de leer una de las "dudas" sea más libre que antes de hacerlo, sin importar lo que piense, sea como sea, o quiera lo que quiera. Sin juzgar a nadie por ello.

Personalmente, me tomo las libertades propias de un don nadie, y dudo, incluso de mí mismo...